AL FACEBOOK SE VIENE EN CHÁNDAL

Desde que apareció Facebook para empresas hemos estado intentando sacarle beneficio a esta red social. ¿Pero es eso posible?

Es el título que le puso Antonio Ortega @antonio_ortegam  en la conferencia “MKOpen Sevilla 2017”.

¿Por qué ese título?, ¿Por qué este señor con una dilatada carrera y gran profesional de las Redes Sociales se propuso ese título? Pues porque no es un sitio serio, no es un sitio donde vamos a hacer negocio, donde debemos vestirnos con traje de corbata y nuestras mejores galas para estar. Sino todo lo contrario, en chanclas, con el vestido de guatiné y los rulos puestos.

Es una red social para pasar el tiempo, es el telecinco de las redes sociales, es la cultura popular por excelencia, es el marujeo máximo…etc.

Facebook, desde sus inicios allá por el siglo pasado, el lejísimos año de 2007, nada más y nada menos que 17 años…increible, ya nadie se acuerda de ese año vetusto año. Pues si en aquel lejísimos año de 2007 Facebook se creó como todos saben por una sencilla razón ver que chica o chico de una universidad podría ser más popular, tener mas me gustas, osea, era simplemente para ligar.

Se creó con un simple motivo, conseguir LIKES. Luego evolucionó a conseguir seguidores, y posibilidad de tener comentarios…etc. Pero no voy a hacer aquí un libro de la historia de Facebook, pero en resumidas cuentas se creó para fomentar el ego personal, hacer crecer tu ego y qué nivel de popularidad eres capaz de conseguir.

Esa es su razón de ser y todas las evoluciones que ha sufrido el Facebook van en ese sentido. Porque no es más que eso, puro Ego, donde estoy comiendo, que he echo, con quien he estado, como me veo delante de un espejo…puro ego. Por eso compró Instagram en 2012, era lo que le faltaba a Facebook para convertirse en lo que es hoy en día “La red Social” como la película que se hizo sobre la vida y obra del señor Mark Zuckerberg.

Por eso todos los intentos de Marketplace de Facebook han fracasado. Porque nadie va a comprar en chándal, pero, siempre hay un pero, ahora si se puede comprar en Facebook. Si, ha creado un plagio en toda regla de Wallapop, compras y ventas de CTC “consumer to consumer”.

Facebook ha visto el tirón que tienen los grupos ya creados de ventas entre usuarios, que ni un eurito pasa por las ávidas manos de nuestro amigo Mark, pues eso se va a acabar. Plagiando la idea del Español Miguel Vicente ya que usa el mismo método y la base es el mismo algoritmo de proximidad con los usuarios, pero con un hándicap a su favor y es que la cantidad de usuarios que tiene Facebook en sus bases de datos es enorme, increíble. Esto sumado al poder de conocimiento de sus usuarios la hacen ser mil veces más poderosa que Wallapop.

Pero no nos vayamos por las ramas sobre qué pasará con Wallapop y el Marketplace de Facebook. Retomemos porque en Facebook se viene en chándal.

Como hemos dicho, ninguna forma de Marketplace ha funcionado todo lo bien que deseaba Mark, por lo que la idea fracasaba y se olvidava. Facebook solo puede conseguir notoriedad de marca, estar siempre presente en la mente del consumidor y Facebook lo consigue como ningún medio es capad de hacer ya sea OFF como ON. Ni siquiera el todo poderoso Google con su AdWords. Pues la publicidad que se muestra en Facebook no es tomada por los usuarios como tal, oséa no la perciben como publicidad, sino como un contenido más en su timeline.

Los consumidores se muestran más receptivos a la publicidad en el momento en el que estos están compartiendo contenidos en las redes sociales. Esta es la principal conclusión a la que ha llegado el último estudio elaborado por RadiumOne, plataforma de compra en asociación con el doctor Peter Steidl, especialista en estrategia de marca.

Los seres humanos nos encontramos impulsados por la dopamina, un transmisor natural que hace que nos sintamos bien. La ciencia ya ha demostrado que la dopamina que libera en nuestro organismo el cerebro es mucho más fuerte cuando estamos esperando algo positivo. Es por esto que el estudio relaciona esa sensación con la que experimentamos cuando compartimos o comentamos algo en las redes sociales.

“Compartir en los medios sociales proporciona la misma liberación de dopamina que la que obtenemos con experiencias como el sexo, la comida o el deporte”, explica el informe. Basado en los comportamientos y hábitos de los australianos, el estudio señala que, una vez que estos han compartido un contenido, necesitan rápidamente la necesidad de experimentar de nuevo esa sensación. Y es precisamente entre estos dos lapsos de tiempo cuando el usuario está más receptivo a la publicidad.

Si los anunciantes son capaces de lanzar un mensaje que se encuentre alineado con el contenido que acabamos de compartir, estos usuarios serán más receptivos que los que no han realizado dicha tarea.

Por lo tanto no toman a la publicidad como tal, sino como contenido de un igual. ¿Pensáis que el mejor medio de promoción de un producto son las Redes Sociales?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *