Cuando tenemos que crear un e-comerce, al igual que cualquier pieza o imagen de la empresa, debemos transmitir los valores y la esencia que la marca dejará en nuestros usuarios.

Esencia como aquello que no va a variar y que permanece, que constituye la naturaleza de la marca en sí.

Por eso cuando creamos un e-comerce, lo primero que debemos plantearnos es: ¿Que es mi marca?, ¿Que es aquello que me identifica con mis productos y servicios?, ¿Qué es lo que me diferencia de los competidores? Sabiendo esto, sabemos que es somos ahora debemos saber cómo venderlo y a quién.

Por eso es muy importante la experiencia queremos transmitir a nuestro usuario cuando entre en nuestro establecimiento ya sea on-line, o ya sea off.

Nos vamos a centrar en un usuario ON

Pongamos por ejemplo creamos una web para un e-comerce low-cost. Lo primero que deberemos es hacer un Buyer Persona, para poder ponerle nombre a esa/ese usuario que navegará y usará la app de la web.

Ver cuáles son sus preferencias, sus inquietudes, sus necesidades, ¿Por qué y cómo ha llegado a nuestra web?, ¿Qué es lo que viene buscando?, ¿Qué espera encontrar?

Una vez planteado la base de ese usuario/a, nos planteamos otra pregunta. ¿Qué queremos que haga nuestros usuarios?, ¿Qué necesitamos que ellos hagan?, o como dicen los maketros, ¿Cuáles son las KPI’s?

¿Qué es lo que estamos haciendo con esto último? Pues marcarnos los indicadores del rendimiento de la página. Si fuera un e-comerce y le preguntamos a un HIPPO, (los que hayan leído a Avinash Kaushik sabrán a que me refiero), nos dirían: “Pues que va a ser QUE COMPREN y cuanto más mejor”. Tiene todo el sentido del mundo y por supuesto un e.comerce sin ventas es como un jardín sin flores, pero no todo va a ser vender o así por lo menos lo veo yo.

Debemos de dar experiencias únicas y satisfactorias en esa venta para que el usuario compre cómodamente y a la vez darle la seguridad de su experiencia de compra. Por lo tanto, no todo debe de ser vender. Entonces que quiero decir con todo esto, pues que debemos saber primero a quien le voy a vender y luego saber que quiero que haga en mi tienda, aparte de intentar darle una experiencia satisfactoria de venta en cuanto a seguridad y expectativas en lo que el usuario ha venido a buscar a mi tienda.